Archivo mensual: julio 2012

19/365

A pesar de correr el riesgo de ser tachada de “superfreak” … Me acaba de llegar y me encanta!!!!


18/365 Dilema del tiempo

Hoy he estado trabajando sobre la gestión del tiempo con un grupo de directivos y al final, da igual el tipo de trabajo que se realice, da igual que seas un ejecutivo, un operario, un administrativo o un consultor… el estrés existe, la falta de asertividad, todos tenemos ladrones del tiempo y vemos en el fondo ventajas para seguir gestionándonos mal nuestro tiempo.

S. Covey fue un pionero en integrar la gestión del tiempo con el resto de habilidades, no sólo en el saber decir que no, delegar, etc sino para realmente gestionar tu tiempo has de integrarlo dentro del conjunto de los 7 hábitos que identificó que compartían las personas altamente efectivas (Efectividad = Eficacia y eficiencia sostenibles a través del tiempo).
Esta semana ha fallecido S. Covey a sus 79 años, no llegó a cumplir los 80 años que nos planteaba en sus cursos, libros y conferencias para ayudarnos a visualizar nuestra misión en la vida… espero que esté donde esté, se encuentre satisfecho de su legado.

Hablando de gestión del tiempo y de Covey, me gustaría compartir una anécdota que él solía contar en sus conferencias y que seguro que la habéis escuchado / leído en alguna ocasión. Dice así:

“Un experto estaba dando una conferencia a un grupo de profesionales. Para dejar en claro un punto, utilizó un ejemplo que los profesionales jamás olvidaron. Parado frente al auditorio de gente muy exitosa dijo: Quisiera hacerles un pequeño examen… De abajo de la mesa sacó un jarro de vidrio, de boca ancha y lo puso sobre la mesa frente a él.

Luego sacó una docena de rocas del tamaño de un puño y empezó a colocarlas una por una en el jarro. Cuando el jarro estaba lleno hasta el tope y no podía colocar más piedras preguntó al auditorio: ¿Está lleno este jarro?.

Todos los asistentes dijeron SI. Entonces dijo: ¿Están seguros?, y sacó de abajo de la mesa un balde de piedras pequeñas. Echó un poco de piedras en el jarro y lo movió haciendo que las piedras pequeñas se acomoden en el espacio vacío entre las grandes. Cuando hubo hecho esto preguntó una vez más… ¿Está lleno este jarro?. Esta vez el auditorio ya suponía lo que vendría y uno de los asistentes dijo en voz alta “probablemente no”. Muy bien, contestó el expositor. Sacó de debajo de la mesa un balde lleno de arena y empezó a echarlo en el jarro. La arena se acomodó en el espacio entre las piedras grandes y las pequeñas.

Una vez más preguntó al grupo: ¿Está lleno el jarro?. Esta vez varias personas respondieron a coro: NO!. Una vez más el expositor dijo: Muy Bien!, luego sacó una jarra llena de agua y echó agua al jarro hasta llenarlo. Cuando terminó, miro al auditorio y preguntó: ¿Cuál creen que es la enseñanza de esta pequeña demostración?.

Uno de los espectadores levantó la mano y dijo: la enseñanza es que no importa qué tan lleno esté tu horario, si de verdad lo intentas, siempre podrás incluir más cosas…. No, replicó el expositor, esa no es la enseñanza.

La verdad que esta demostración nos enseña que: Si no pones las piedras grandes primero, no podrás ponerlas en ningún otro momento. ¿Cuáles son las piedras grandes en tu vida?

Recuerda poner esas piedras grandes primero o no encontraros un lugar para ellas. Tómate el tiempo para clarificar cuales son tus prioridades y revisa como usas tu tiempo para que no se te quede ninguna afuera, o lo que es peor, que tengas que sacar una piedra grande para poder meter arena”.

Y vosotr@s ¿tenéis identificadas vuestras grandes rocas? ¿les dedicáis todo el tiempo que necesitáis?


17/365 Candles in the night



Candles in the night, originalmente cargada por rutroncal.

Quisiera compartir un cuento, se llama “Las 4 velas”, nos recuerda que la esperanza es lo último que se pierde y ayuda a que si “encendemos” la llama de la esperanza podemos recuperar todo lo demás.

Dice así:
“Eran 4 velas encendidas,titilantes,tibias.

El silencio tan profundo de la habitacion casi permitia escuchar su diálogo:

La primera vela suspiró, y con suave voz dijo:

“-los hombres no reconocen que estoy en el corazón de cada uno de ellos, pierden sus vidas buscándome por todos lados sin encontrarme, estoy agotada…”

Una suave brisa entró por la ventana,y la vela de la PAZ se apagó.

La segunda vela, en un susurro como para
sí misma, dijo:

“-los hombres,desafortunadamente,no creen en mi, renuncian a mi sin darse cuenta que existo en cada uno de ellos…”

y lentamente, como dejandose morir, la vela de la FE se apagó.

La tercera vela, con una voz que costaba escucharla, dijo:

“-y yo,que estoy en todas partes y no me ven? luchan y mueren en mi nombre,Yo no quiero eso. Acaso no pueden ver que cada uno de ellos es el AMOR?”

y sin mas,se apagó.

La niña entró en el cuarto en penumbra, viendo sólo una vela encendida se dirigió hacia las otras,

“-pero que pasa aquí? que hacéis que estáis apagadas?”

Entonces,la cuarta vela dijo a viva voz:

“-no te preocupes niña,mientras yo este viva, ellas tres tambien lo estarán”

La niña tomo la vela de la ESPERANZA y con ella nuevamente encendio las otras tres.”


16/365 La luna en el veterinario…



La luna en el veterinario…, originalmente cargada por rutroncal.

Los perros son “esponjas emocionales”… y viven los cambios igual que los humanos, sólo que no tienen palabras para expresar cómo se sienten y/o en qué necesitan ayuda.

Mi perra tiene estrés… creo que voy a comenzar un proceso de coaching con ella a ver que me cuenta…


15/365 ¿Un paseo hasta el desayuno?



¿Un paseo hasta el desayuno?, originalmente cargada por rutroncal.


14/365

Mi foto del día: @manyez y Cris en casa tomando café….

La que está en la foto con @manyez es Luna… por si genera confusión… jajajaja


13/365 Las tres palmeras

“En un extenso desierto vivían tres palmeras hermanas que de pequeñas eran muy alegres y amigables. Sucedió que un día se empezaron a quejar de todo lo que les pasaba, se aburrían del día a día y ya no tenían más ilusión por la vida.

Si era verano se quejaban del calor y si era invierno del frío. Un día la luna salió y de tanto escucharlas les habló:
– Por que mejor no se dejan de renegar y empiezan por apreciar la belleza que hay a su alrededor.

– A qué te refieres, preguntaron las palmeras.

– A que si uno valora la belleza de vivir en armonía con lo que nos rodea podrán vivir en paz y ser muy feliz. Recuerdan cuando eran pequeñas, vivían al máximo sus días y el día se les hacía corto. Eran muy divertidas y se las ingeniaban para jugar y reír de todo.

Las tres palmeras movieron sus hojas como aceptando el consejo y desde ese día no volvieron a quejarse, sino más bien sonrieron más a menudo y fueron felices viviendo en el desierto muy unidas”.

Yo he decidido ser una de esas tres palmeras…

Cuento sacado de http://www.encuentos.com/cuentos-cortos/las-tres-palmeras-cuentos-cortos/