292/365

Cuántas veces habremos hablado de las propiedades del chocolate entre amigas, cuántas veces nos hemos preocupado por no tener ese apreciado tesoro en nuestras respectivas casas… y es que para después de comer o cenar, una onza de chocolate… saborearla lentamente y dejar como su sabor te invade… eso podríamos decir que “no vale dinero”.

Y compartir chocolate es otra maravilla, pues no hay nada más gratificante que compartir alegrías … y reconozcámoslo… ese sabor dulce (amargo, con leche, con tropezones o sabores) hace que a pesar de las circunstancias, a pesar de haber tenido un día duro o cansado… tenga la propiedad de acabar el día con una sonrisa.

Por ello, quisiera compartir con vosotr@s un cuento precisamente sobre chocolate… a ver qué os parece.

“Camila Comila era una niña golosa y comilona que apenas tenía amigos y sólo encontraba diversión en los dulces y los pasteles. Preocupados, sus papás escondían cualquier tipo de dulce que caía en sus manos, y la niña comenzó una loca búsqueda de golosinas por todas partes. En uno de sus paseos, acabó en una pequeña choza desierta, llena de chacharros y vasos de todos los tipos y colores. Entre todos ellos, se fijó en una brillante botellita de crital dorado, rellena de lo que parecía chocolate, y no dudó en bebérselo de un trago. Estaba delicioso, pero sintió un extraño cosquilleo, y entonces reparó en el título de la etiqueta: “lágrimas de cristal”, decía, y con pequeñísimas letras explicaba: “conjuro para convertir en chocolate cualquier tipo de lágrimas”.

¡Camila estaba entusiasmada! Corrió por los alrededores buscando quien llorase, hasta encontrar una pequeña niña que lloraba desconsolada. Nada más ver sus lágrimas, estas se convirtieron en chocolate, endulzando los labios de la niñita, que al poco dejó de llorar. Juntas pasaron un rato divertido probando las riquísimas lágrimas, y se despidieron como amigas. Algo parecido ocurrió con una mujer que había dejado caer unos platos y un viejito que no encontraba su bastón; la aparición de Camila y las lágrimas de chocolate animaron sus caras y arrancaron alguna sonrisa.

Pronto Camila se dio cuenta de que mucho más que el chocolate de aquellas lágrimas, era alegrar a personas con problemas lo que la hacía verdaderamente feliz, y sus locas búsquedas de dulces se convirtieron en simpática ayuda para quienes encontraba entregados a la tristeza. Y de aquellos dulces encuentros surgieron un montón de amigos que llenaron de sentido y alegría la vida de Camila”.

Autor.. Pedro Pablo Sacristan

Anuncios

Acerca de rutroncal

Consultora Senior en TeaCegos, Psicologa Clinica vocacional, interesada en la IE y PNL, en las competencias y en la motivación humanas y ahora en los proyectos 365 días, 365 fotografías... Ver todas las entradas de rutroncal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: